Reseña: Harry Potter y el legado maldito

Harry Potter y el legado maldito

Con motivo de la publicación de Harry Potter y el legado maldito son muchos los potterheads que han corrido a las librerías el día de su lanzamiento, o han hecho largas colas para conseguir su ejemplar antes que nadie. Y luego hay otro grupo de potterheads, entre los que me incluyo, que hemos seguido con algo de recelo su publicación porque no nos gusta que cojan algo a lo que tenemos mucho cariño, lo mangoneen sin respeto, y encima te cobren.

Así me acerqué yo a Harry Potter y el legado maldito, con una cautela máxima. Entonces, alguien cuya opinión valoro mucho se lo leyó y me dijo que estaba bien, así que le di una oportunidad. Y para mi sorpresa, el libro me ha gustado. Me ha gustado mucho. Y lo recomendaría a cualquier aficionado a la saga.

En primer lugar, me gustaría comentar el hecho de que el libro se anuncie como «la octava historia». Tras haberlo leído, para mí está claro que esto es una desvergonzada maniobra de marketing. El libro no es un “año ocho”, no se corresponde a un curso de Hogwarts y Harry Potter aunque es un personaje principal, no es el protagonista absoluto (cosa que algunos agradecerán). No lo ha escrito J.K. Rowling, aunque esté basado en una historia suya. Y por si todo esto fuera poco, no es una novela.

Harry Potter y el legado maldito es una obra de teatro estrenada este mismo año en Londres. Lo que ha llegado a nuestras librerías es el guión de los ensayos, no una novelización. Así que el libro es muy ligerito, tenemos solo la acción y los diálogos… y muchos saltos de línea. La parte negativa es que te va a durar muy poco y que no vas a tener bellas descripciones que te devuelvan al universo Harry Potter, vas a tener que usar tu imaginación más que nunca para recrear todos esos lugares y personajes. Si no sueles leer teatro, puede que te sepa a poco.

La parte positiva es que es muy fácil de leer, y que al ser teatro no se nota tanto que no lo ha escrito Rowling, cosa que seguramente sí notaríamos en una narración tradicional, porque cada autor habla con una voz propia, un ritmo y unas expresiones que es muy difícil de imitar. El hecho de no tener descripciones también tiene sus ventajas, hace que el factor nostalgia se vea amplificado. Son tus personajes y los recuerdas como quieres.

La razón principal por la que me ha gustado el libro es que la historia es interesante. No voy a dar detalles, simplemente diré que empieza flojito con algunas escenas bastante previsibles hasta que nos metemos de meollo en la trama, y a partir de ahí es una buena historia de aventuras, de amistad y de relaciones padre-hijo. Harry Potter y el legado maldito ha conseguido hacerme reír, ponerme en tensión, emocionarme e incluso echar alguna lagrimilla. Y hasta me han entrado ganas de ver la obra.

Ficha técnica

  • 336 págs. Tapa dura. Ediciones Salamandra, 2016.
  • Autor:  Jack Thorne, John Tiffany y J. K. Rowling.
  • Género: Fantasía. Drama.
  • Público: Infantil – juvenil.
  • Precio: 19€

Valoración global

Si no has leído los libros de la saga original y tampoco has visto las películas, no es buena idea que lo leas. El libro, en parte por ser una obra de teatro, en parte por dar continuidad a una saga muy famosa, no da contexto a muchas escenas y situaciones del mundo de J. K. Rowling ya que las da por sabidas. Además, dado que es una continuación, leyéndolo te vas a destripar el final de la saga original.

Si a ti el universo de Harry Potter no te hace ni fu ni fa, pero más o menos te lo conoces, entonces quizá no lo disfrutes al máximo. La obra es un homenaje, y parte de la gracia es rememorar los personajes y la historia original.

Si eres fan de Harry Potter, definitivamente te recomiendo que lo leas. Es posible que algunas cosas no te gusten (a este libro, como a casi todo lo que no es una obra maestra, se le pueden poner bastantes pegas) pero aún así creo que pasarás un buen rato. Se respeta el mundo, la historia original, y las motivaciones de los personajes, y aunque hay algunas pequeñas incoherencias con el epílogo del séptimo libro, son detalles menores y quizá solo los potterheads las detecten. Para entendernos: no es como cuando en la trilogía original de Star Wars Leia decía que recordaba que su madre siempre estaba triste, y luego descubrimos que nunca la llegó a conocer. Son cosas mucho más sutiles que realmente no tienen demasiada importancia.

La trama es entretenida, tiene momentos divertidos, épicos y también emotivos. El libro me ha dejado un buen sabor de boca y os lo recomiendo. ¿Es un buen regalo navideño para potterheads? Sí, sin duda.